• Metropolitano: +34 91 535 75 29
  • |
  • Ríos Rosas: +34 91 006 04 79

Las 7 maravillas del mundo moderno

¿Por qué hay 7 maravillas del mundo antiguo y 7 maravillas del mundo moderno? Las del mundo antiguo las eligieron los poetas, sabios y artistas a lo largo de la historia, como una recomendación de los lugares que uno no podía perderse si tenía la fortuna de poder viajar. Por otro lado, las del mundo moderno se las debemos al empresario y aventurero suizo Bernard Weber. ¿Bernard Weber? ¿Quién es Bernard Weber?

Se trata de un millonario suizo (Ginebra, 1952), muy aficionado a exprimir la vida al máximo (es aviador, escalador, artista, aventurero, productor de documentales artísticos, defensor de la cultura clásica, y un largo etcétera), que decidió organizar una votación en todo el mundo para que, entre todos, decidiéramos cuáles eran las 7 maravillas del mundo moderno.

Para ello creó New Open World Corporation, una empresa que organizó un sistema masivo de votos, bien a través de una página web o bien mediante el envío de un SMS o llamada a un número de teléfono, en el que pudo participar cualquier persona y por el cual se elegirían los 7 monumentos de la época moderna. Cada voto costaba 2$, algo que recibió muchas críticas.

No fue un proceso fácil. El sistema diseñado por Weber generó mucha controversia y tuvo muchos e importantes detractores. La UNESCO, por ejemplo, se desmarcó y criticó el proyecto por entender que se trataba de una campaña de promoción personal de Weber y que incluir en la lista una serie de monumentos elegidos por el valor sentimental y no por criterios científicos carece de rigor alguno. Tampoco fue bien recibido el hecho de que una misma persona pudiera votar tantas veces como quisiera, o que la lista inicial la confeccionara unilateralmente la empresa organizadora, así como la extraña competencia forzada para la votación entre construcciones tan dispares como la Gran Muralla China y la Ópera de Sidney, por ejemplo.

Tras varias rondas y sistema de eliminatorias se eligieron 76 semifinalistas y posteriormente, 21 finalistas. La injerencia de los políticos para fomentar el voto favorable a los monumentos de sus respectivos países generó importantes debates y propició que, a última hora, se produjeran sorpresas de cierta magnitud, como que la Alhambra de Granada se quedara fuera de la lista final en detrimento del Cristo Redentor de Río de Janeiro.

Los ganadores fueron anunciados en una gran ceremonia en el Estadio de la Luz de Lisboa, donde la proyección de vídeos y las actuaciones de artistas musicales de renombre fueron seguidas por 1.600 millones de personas (1 de cada 4 habitantes del planeta). Finalmente, Weber cumplió su deseo de crear una lista alternativa a las 7 maravillas del mundo antiguo, ya que, de éstas, solamente la Gran Pirámide de Guizá queda en pie en la actualidad y de alguna otra (los Jardines Colgantes de Babilonia) se duda de su existencia real.

Así pues, las 7 maravillas del mundo moderno son las siguientes:

La gran Muralla (China)

Fue erigida por el emperador Qin con la intención de unir los diferentes puntos de defensa de China y crear una barrera efectiva contra la invasión mongola. Se construyó entre el siglo V a.C. y el año 1368. Tiene una longitud de 6.700 kilómetros y abarca siete provincias.

Petra (Jordania)

La capital del imperio nabateo se encuentra a unos 250 kilómetros al sur del Amman. Aunque su importancia era reconocida desde el siglo III a.C., su esplendor llegó con el rey Aretas IV (9 a.C. - 40 d.C.). Uno de sus elementos más destacados es el sistema de conducción hidráulica que abastecía de agua potable a la ciudad. En su época de mayor esplendor llegaron a vivir en ella entre 20.000 y 30.000 personas. En el siglo VII fue abandonada y se la consideró perdida hasta el siglo XIX.

Cristo Redentor (Río de Janeiro, Brasil)

También conocido como Cristo del Corcovado. La idea de un monumento religioso en Río de Janeiro nació en 1859, con la iniciativa del presbítero católico Pedro Maria Boss y el apoyo de la princesa Isabel de Brasil. Sin embargo, no fue hasta 1921, un año en el que se aproximaba el centenario de la Independencia de Brasil, cuando el ingeniero Hector da Silva Costa fue elegido para desarrollar la obra, que se inauguró el 12 de octubre de 1931. La estatua de 38 metros de altura fue realizada en Francia por el escultor francés Paul Landowski y trasladada por piezas a Brasil, donde fue montada posteriormente.

Machu Picchu (Perú)

Su nombre significa "montaña mayor". Se encuentra situada a 2438 metros sobre el nivel del mar. Fue construido por los incas en el siglo XV, y se trata de un santuario de rango superior en el que se guardaba la momia del fundador del imperio inca, Pachacútec. Es un conjunto de palacios y templos, algunos de los cuales estaban recubiertos con oro, que llegó a albergar hasta 750 personas. La superficie edificada es aproximadamente de 530 metros de largo por 200 de ancho, contando con 172 edificios en su área urbana. Los expertos opinan que fue desocupada en el año 1540 con la llegada de los españoles.

Chichen Itzá (Península del Yucatán, México)

En el idioma maya significa "en la orilla del pozo de los itzaes (brujos del agua)",  y se denominó así debido al gran cenote natural de la zona. Fue el centro político y económico de la civilización maya entre los años 750 y 1.200 d.C., aunque se estima que fue construida alrededor del año 500 d.C. Su edificio más destacado es conocido como "El castillo" y se trata de la pirámide dedicada al dios Kukulkán, que mide 24 metros de alto y 55,5 por cada uno de sus lados, y tiene una escalinata por cada uno de ellos de 91 peldaños (con otro más para acceder al templo superior), los cuales hacen un total de 365 escalones (uno por cada día del año). También son edificios importantes el Templo de los Guerreros, el Observatorio o el Templo de las Mil Columnas.

Coliseo Romano (Roma, Italia)

Su verdadero nombre es Anfiteatro Flavio. Se piensa que la denominación por la que es más conocido deriva de una estatua cercana de dimensiones colosales dedicada al emperador Nerón. Su construcción empezó en el año 72 d.C. por orden de Vespasiano y se inauguró en el 80, bajo el mandato de Tito. En el Coliseo Romano cabían 50.000 espectadores en sus 80 filas de asientos. Tiene 48 metros de altura, 188 metros de largo y 156 metros de ancho. Cada nivel tiene 80 arcos. Sus asientos estaban divididos en varios niveles: el pódium, donde se sentaban los senadores y donde estaba el palco de emperador; el superior a éste, en el que se sentaban los aristócratas, y una tercera parte, subdividida a su vez en dos, una inferior para los plebeyos ricos y otra superior para los pobres. Aparte de las luchas entre gladiadores y de éstos con fieras, en el Coliseo también se representaban batallas navales.

Taj Mahal (India)

Se trata de un inmenso mausoleo construido en la ciudad de Agra, a orillas del río Yamuna, por el emperador mogolo Shah Jahan en memoria de su esposa, la princesa Mumtaz Mahal, muerta en el parto de su decimocuarto hijo. Fue erigido entre los años 1631 y 1648, y en él trabajaron unos 20.000 obreros. En el exterior, entre tras cosas, se utiliza una bonita caligrafía con fragmentos del Corán para adornar los muros. Fue una impresionante obra de ingeniería hidráulica y civil, y contó con materiales de lujo: arenisca roja antigua, jaspe, jade, cristal, turquesas, lapislázuli, zafiros, carbón, cornalina, diamantes y mármol, entre otros. En términos actuales, aunque es muy difícil de estimar, se considera que la obra superaría los 500 millones de dólares