• Metropolitano: +34 91 535 75 29
  • |
  • Ríos Rosas: +34 91 006 04 79

El edificio del Instituto Nacional de Estadística

Instituto Nacional de Estadística (Paseo de la Castellana 183. Metro Plaza de Castilla)

Llama la atención caminar por el Paseo de la Castellana, junto a los Juzgados de la Plaza de Castilla y ver este edificio lleno de paneles de diferentes colores y números aparentemente absurdos.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define sinestesia como una “imagen o sensación subjetiva, propia de un sentido, determinada por otra sensación que afecta a un sentido diferente” y es este término lo que explica el colorido del edificio.

El edificio del Instituto Nacional de Estadística fue construido en el año 1973 y rehabilitado entre los años 2006 y 2008. La fachada es obra del escultor José María Cruz Novillo y se conoce como Diafragma Decafónico de Dígitos consistente en la transcripción de colores a cifras.

Ruiz Novillo dice que esta fachada es el “resultado de su preocupación por trabajar con lenguajes que se perciben mediante lenguajes distintos. La sinestesia. Cosas que se leen como sonidos, que se perciben como formas”

Cada color corresponde a un dígito del 0 al 9. Podemos observar que hay paneles de dos tamaños distintos, los rectangulares, más grandes (2x1) corresponden a números enteros y los cuadrados, más pequeños (1x1) a números decimales.

El edificio nos da una relación de 58 indicadores numéricos de datos poblacionales a lo largo de toda la fachada, de arriba abajo y de izquierda a derecha. Estos indicadores son por ejemplo, la extensión de España en km2 (dato 001), que es de 504.645, la población de España en el año 2005 (dato 002), 44.108.523 habitantes y así hasta un total de 58 datos entre los que se incluyen por ejemplo, el número de parados, el número de hogares, el parque de automóviles o el número de alumnos universitarios.

La complejidad del edificio aumenta si tenemos en cuenta que además cada cifra con su color asociado se corresponde con una nota musical por lo que la fachada se convierte en una enorme partitura, aumentando así la sinestesia del edificio.